Granja El Pilar Sagovia

Granja El Pilar

Somos una empresa familiar ubicada en Segovia, en los municipios de Mozoncillo y Tabanera la Luenga. Nuestra actividad es la cría y cuidado del cerdo blanco, siendo nuestro objetivo prioritario el bienestar de nuestros animales con vistas a ofrecer la máxima calidad de nuestros productos.

Nuestros inicios

Nuestra andadura comenzó en 1967 de la mano de Dimas de Santos, Julián Conde y María Pilar de Santos, que gracias a su espíritu emprendedor han favorecido al crecimiento y la constante evolución de nuestras instalaciones.

En la actualidad regenta la empresa la tercera generación. Disponemos de 4 granjas que respetan y cumplen íntegramente con los requisitos de bienestar animal. En referencia a nuestros sistemas de alimentación, agua, calefacción, ventilación y humidificación están automatizados para optimizar los recursos empleados en la producción.

Nuestra pasión

Los animales, concretamente las madres gestantes, están sueltas en las instalaciones interiores favoreciendo su máxima comodidad hasta el final del periodo de gestación. En este momento, se trasladan a las salas de partos para recibir la mejor atención. En dichas salas, nuestro personal no sólo ayuda a las madres sino también a las crías en sus primeras horas de vida para verificar que las crias toman el calostro en sus primeras horas de vida.

La mejor calidad

En cuanto a la alimentación de los animales, se emplean piensos naturales. El pienso está certificado por AENOR (SEGURIDAD ALIMENTARIA) y por CALITAX (TRAZABILIDAD DE PIENSOS COMPUESTOS). Estos piensos son comercializados por NANPRO que es una sociedad anónima dedicada a su fabricación y comercialización. Esta alimentación favorece que la leche materna de la que se alimentan exclusivamente nuestros cochinillos sea la idónea.

Dichos cochinillos se alimentan de leche durante 21 días para obtener el peso idóneo que oscila entre los 4,5 kg y los 5,5 kg. Esta empresa también está asociada con PROSEPOR (Productores Segovianos de Porcino) la cual nos proporciona su propio servicio de veterinarios al igual que su centro de inseminación favoreciendo, de este modo, la mejor genética.

Tenemos un cochinillo de mayor tamaño, que a pesar de tener 21 días, es de mayor tamaño, entre 5,5 kg y 6,5 kg, que es ideal para consumirlo como cochifrito.