Monumento Cándido

El tradicional corte del cochinillo

Bien es sabido que toda tradición tiene un por qué y un valor. Por ello, con esta entrada se quiere ensalzar la cultura e historia segoviana.

El cochinillo como plato emblemático de esta localidad tiene una tradición en su corte. Esta tradición la popularizó Cándido, personaje con gran carisma en la localidad y un maestro asador.

Corte de cochinillo
El maestro, trinchando un cochinillo

Cuando Cándido comenzó a servir sus populares cochinillos, los cortaba con cuchillo, pero en una ocasión, se dio cuenta de que no disponía de ese utensilio a mano. Su camarero de confianza, le propuso efectuar un corte con un plato, y así lo hizo.

Este corte se popularizó y tiene plena justificación y sentido, pues corrobora que el cochinillo es tierno. Si al sacar del horno este delicioso manjar se puede cortar con un plato es que está bien hecho.

Otra tradición es el acto de arrojar el plato una vez trinchado el cochinillo. Este acto, se debe también a este maestro segoviano, ya que al cortar un cochinillo, se resbaló el plato que tenía entre sus dedos y se hizo añicos. La gente que lo presenció se quedó entusiasmada y comenzaron a aplaudir.

Estas ceremonias, que actualmente se celebran en todos los restaurantes segovianos, han adquirido fama mundial y en realidad fueron producto de varios accidentes.

Hoy en día, la ceremonia de arrojar el plato se reserva para eventos significativos. Cabe destacar las bodas, en las que los novios rompen el plato al trinchar el cochinillo, pues señaliza que tendrán buena suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *